Los últimos años han dejado la luz enormes fracasos en muchísimas implementaciones BIM de todos los tamaños. Sin dudas, hoy podemos afirmar que el motivo principal fue el de no disponer de un certificado de especificaciones técnicas que definan claramente cómo debe ser el modelo BIM y cuáles son los requisitos necesarios para que esta tecnología sea todo lo útil y rentable que nosotros esperamos de ella.

¿Qué es lo que debe incluir un protocolo BIM?

Sin dudas muchísimas cosas y de allí la gran extensión que tienen estos protocolos, pero voy a tomar solamente algunas de ellas. Lo primero y más importante es que el modelo que se desarrolle debe poder llegar desde la instancia de proyecto a la distancia del mantenimiento pasando por todas las instancias intermedias de licitación, construcción, seguimiento, aprovisionamiento, gerenciamiento y comercialización sin tener que desandar caminos o rehacer el modelo en cada una de ellas o dar excusas simplemente de por qué no funcionan o por qué nos sirven para una distancia determinada.

Es entonces necesario un protocolo que exija a quien desarrolló el modelo todo lo que éste debe tener desde su génesis y que determine claramente todas las características necesarias como para que el mismo pueda acompañar al negocio hasta el final de la vida útil del proyecto y además sin contratiempos. Haber generado modelos sin pensar cómo iba a ser utilizado en las etapas posteriores fue sin dudas el principal motivo de enormes fracasos y grandes frustraciones en proyectos de todos los tamaños.

Modeladores con este tipo de desconocimiento, que no conocen cómo sigue el negocio empiezan a modelar de una forma de arcaica, sin una estrategia y creyendo que cualquier modificación se arregla a posteriori y sin entender que tomándose algunos muy pequeños trabajos conceptuales en etapas iniciales y que se pueden realizar casi sin esfuerzo evitan tener que tirar todo el trabajo realizado a la basura y comenzar nuevamente desde cero porque la realidad ya nos mostró que arreglar un modelo una vez que ha sido desarrollado es más caro que empezarlo nuevamente desde cero.

Y quiero hacer un primer paréntesis en este preciso momento para adelantarme a las primeras críticas técnicas que van a aparecer a modo de contracciones espasmódicas involuntarias, inclusive previas a cualquier racionalidad por parte de aquellos detractores que dirán que esto no es posible porque no es económicamente rentable pero que tampoco le cuentan la verdad a quienes los contratan, a ellos debemos decirles que el esfuerzo para lograr esto que estamos diciendo no requiere más de un 5% de un trabajo adicional respecto de no pensarlo, pero que de no pensarlo de esta forma o no tomarse este trabajo involucra a propietario, que es quien indefectiblemente termina pagando por los platos rotos, en el enorme gasto de dinero y tiempo de tener que rehacer el modelo una y otra vez cada vez que aparece una nueva instancia.

El segundo problema que debe solucionar este protocolo BIM es que la estructura de datos del modelo, la forma de dividirlo, organizarlo, alojarlo y ponerlo a disposición del mundo debe ser tal que permita definir claramente el flujo de trabajo que asegure que en cada instancia todos los actores dispongan de la información en forma online siempre actualizada.

Podríamos pensar entonces un gran equipo multidisciplinario trabajando de forma sincronizada y colaborativa sobre un proyecto único con distintos sets de documentación y cómputos para las distintas áreas que responden automáticamente y de forma instantánea frente a cualquier cambio que se genere del mismo.

Alguien puede pensar que esto pueda lograrse simplemente empezando a trabajar o viendo a medida que los problemas ocurren cómo lo solucionamos. Hoy, los modelos BIM, acompañan al negocio hasta el final de su vida útil y es por ello que el protocolo debe tener un concepto sistémico y trabajar sobre visiones macro de los procesos de comunicación entre los muchísimos actores que intervienen para poder abarcar conceptualmente todas las etapas que van desde el diseño hasta el mantenimiento sin saltarse ninguna.

Una vez definidos los alcances y las responsabilidades de cada uno de los actores, una vez que se definen y se especifican los procesos, sus inputs y sus outs, las fuentes de información, las metodologías y las distintas formas de contratos pertinentes, el proyecto empieza a convertirse en un proyecto mucho más estratégico, seguro, medible y trazable.

Incluir estos protocolos en las contrataciones de modelos BIM se convierte en la forma más eficiente de lograr los objetivos para quien los contrata y tiene la rara característica de convertirlo, además, en rentable para quienes las operan. Es por todo esto que hoy el requerimiento de utilizar modelos BIM ya no parte de los estudios de arquitectura o las empresas constructoras sino de los propietarios.

Hoy, los requerimientos BIM parten necesariamente de aquellos sobre cuyos hombros caen la rentabilidad del negocio. Hoy el requerimiento BIM parte de quienes van a sufrir los perjuicios de esta ineficiencia que genera un modelo mal hecho. Pero también el requerimiento BIM parte de quienes se llevan el premio mayor si saben medir o si saben pedir qué es lo que necesitan o cómo lo necesitan mediante un protocolo que proteja sus intereses.

En la actualidad, ya no se encarga ingenuamente hacer un BIM como hace algunos años, se pide hacer un BIM de está determinada manera y se entrega un documento que funciona como una verdadera constitución que va a fundar las bases y poner las reglas de juego de la eficiencia para cada proyecto a modo de una llave habilitadora de rentabilidad y concepto.

Es por esto que hoy ponemos a disposición de la comunidad profesional de BIM Managers pero fundamentalmente de propietarios y dueños el resultado de muchísimos años de estudio, el resultado de la experiencia ganada en implementación BIM en cientos de empresas y el resultado de haber modelado millones de metros cuadrados en proyectos que debían llegar desde la instancia de proyectos de mantenimiento sin solución de continuidad.

Hoy ponemos a disposición un set de protocolos como nunca antes habían sido desarrollados y que seguramente van a perdurar en el tiempo. Un set de protocolos para proyectos de cualquier tamaño, para interactuar con la nube y para asegurar un flujo BIM dentro de un negocio que hoy el mercado reconoce sin dudas como de 7D o de siete dimensiones. Las tres dimensiones x y z de un modelo, 3D, la vinculación de éstos con un sistema de tiempos o proyecto, 4D, la vinculación del modelo con sistemas de costos, 5D, su relación con herramientas de sustentabilidad, 6D y por último y la gran ventaja económica de toda esta metodología que es la vinculación con sistemas de mantenimiento o ‘facility management’ 7D.

Una herramienta conceptual y gratuita que quita por fin la subjetividad de las apreciaciones personales que no han sido pensadas desde el principio y para toda la vida útil y que desactiva cualquier subjuego perverso que no persiga la rentabilidad del negocio final. Un protocolo pensado para poder trabajar con equipos de gente y computadoras con capacidad, que fácilmente se encuentra en el mercado y con una inmensa inteligencia adentro de los mismos procesos. Un documento completo y coherente que necesita de cada uno de sus artículos para asegurar el resultado y donde cada cláusula tiene un porqué muy preciso y concreto. Donde como si fuera una especie de reloj mecánico no puede prescindir de ninguna de sus piezas para que funcione correctamente.

En Miller&Co Ibérica, estamos realmente convencidos de que el diseño de las empresas adaptadas a estas características tienen como socios naturales, además de la capacitación y la tecnología informática, al BIM, a un proceso de implementación y de un protocolo. Donde este último tiene el potencial de cambiar radicalmente la manera en la que el trabajo debe realizarse o puede realizarse, sosteniendo y soportando procesos internos funcionales que afectan directamente a las formas tradicionales de documentar, controlar, coordinar, comunicar, pero fundamentalmente, de poner la información justo allí donde se  necesita.

Podemos decir entonces, que aquellos que diseñan o rediseñan sus empresas explorando las capacidades del BIM dentro de un protocolo pensado y ordenado alcanzarán a través suyo muy probablemente muchas de las ventajas competitivas tan deseadas y buscadas en nuestros días.

Es importante que sepan qué quedamos a disposición global para cualquier consulta sobre los porqués de cada una de las cláusulas y sobre cómo se verá afectado el resultado frente a cualquier cambio, suspensión de algunas de las cláusulas o de alguna de las de las partes de este protocolo.

1 Comentario. Dejar nuevo

  • Muy buen artículo. Enhorabuena! Habláis de una herramienta conceptual y gratuita donde se establecen esos protocolos…está disponible en algún sitio? Gracias

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

diecinueve + 19 =

Menú

"Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies." Más Info

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close